Posted by : eliott jueves, 22 de agosto de 2013



Una de los motivos por los que el ser humano ha evolucionado en conocimiento es el lenguaje, la posibilidad de poder trasladar a otra persona lo que pensamos, lo que sabemos y poder preguntar para saber más.

Pero lo realmente asombroso es la capacidad que tenemos de poder hablar sin palabras. Con nuestra mirada, postura corporal, gesto facial nos comunicamos a diario con nuestros semejantes.

Pero el caso extremo de este tipo de comunicación sin palabras es cuando se produce entre dos personas que se conocen perfectamente y las palabras no aportan nada. Esto os traigo hoy, un caso excepcional.

Marina Abramović es una artista actual que en los años 70 vivió una gran historia de amor con su compañero artístico, Uwe Laysiepen (Ulay). Marina y Ulay eligieron vivir en una furgoneta y realizaron numerosas performances realmente interesantes, aunque consideradas transgresoras en aquella época.

Años después llegó un momento en el que su amor se acabó y decidieron terminar de una manera también poco convencional. Recorrieron la Gran Muralla China, anduvieron miles de kilómetros en sentido contrario, y cuando se encontraron en el centro se dieron un gran abrazo, se separaron y no se volvieron a ver más.

Años después Marina Abramović es una artista mundialmente reconocida, en 2010 el Museo MOMA de Nueva York ofreció una retrospectiva sobre la artista, se tituló THE ARTIST IS PRESENT.


Varios artistas representaban obras de Marina, mientras ella estaba sentada a una mesa con otra silla enfrente, donde cualquiera de los asistentes al museo se podía sentar y se miraban durante un minuto. Luego la persona se levantaba, Marina cerraba los ojos y cuando se sentaba otra persona, volvía a abrirlos. Hablar sin palabras.

Pero lo que ella no esperaba es que una de las personas que se iba a sentar frente a ella iba a ser Ulay, hacía más de veinte años que no se veían. Fue la mejor manera de reencontrarse, las palabras sobraban. Os dejo el vídeo de este momento. Disfrutadlo.







HABLAR SIN PALABRAS







{ 13 comentarios... read them below or Comment }

  1. No conocía esta historia y me ha encantado; parece sacada de una novela, te hace sentir y, encima, esconde una pequeña enseñanza.
    Saludos y gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caminante

      Me alegra que te haya gustado, gracias a ti por entrar y comentar

      Saludos :)

      Eliminar
  2. Realmente emocionante. Me ha dejado sin palabras.
    Saludos,
    Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl

      Estoy de acuerdo contigo, emocionante

      Saludos :)

      Eliminar
  3. Cuántas cosas se han dicho con sus miradas, cuántos sentimientos encerrados, no sólo en la mirada, también en los gestos. Y no ha hecho falta decir nada... Gracias por compartir esta historia y este video!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margari

      ¿Verdad que sí?

      Gracias a ti por pasarte por aquí

      Besos :)

      Eliminar
  4. Wow, qué historia tan magnífica, me ha encantado leerla y presenciar el reencuentro. Un abrazo eliott :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yossi

      Muchas gracias por comentar, me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo :)

      Eliminar
  5. Eliot, maravillosa historia y vídeo; algo semejante me pasaba con mi fallecido marido con el que estuve casada 33 años, hay veces que las palabras sobran, como tú dices, un gesto, una mirada, son percepciones más valiosas!!!
    Un abrazo amigo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa

      Es una maravilla lograr eso, ojalá todo el mundo pudiera como lo hicisteis vosotros. Felicidades por ello.

      Un abrazo!!! :)

      Eliminar

Sígueme en Twitter

Suscríbete por mail

Estoy leyendo

Estoy leyendo

Estoy viendo

Estoy viendo
© eliott 2012. Con la tecnología de Blogger.

Almas cándidas sin criterio que siguen este blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Copyright © blog de eliott -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -